Manómetros para alta temperatura

 

Cuando la temperatura del fluido sea superior a los 65ºC, deberemos evitar los manómetros con el conjunto racord-órganos internos en latón, ya que las soldaduras internas son realizadas con estaño y no soportan temperaturas superiores.

En el caso de los manómetros totalmente en acero inoxidable, dado que las soldaduras internas son por arco, soportan una mayor temperatura de fluido (150ºC  los manómetros de diámetro 63 mm. y 300ºC los manómetros de diámetro 100 mm.).

Este modelo de manómetro inoxidable es especialmente indicado para su uso con vapor, aunque se recomienda siempre la instalación de un tubo sifón (o cola de cerdo) entre el proceso y el manómetro. Este tubo sifón condensa el vapor, aleja el instrumento de la fuente de calor y disipa el mismo por su superficie en contacto con el aire.

Para temperaturas de hasta 350ºC se recomienda la instalación entre el manómetro y el proceso de un tubo capilar de acero inoxidable de una longitud de dos metros, el cual disipa la temperatura del fluido a lo largo de su cuerpo por su superficie expuesta a la atmósfera.