Separadores de fluidos: qué son y funcionamiento

Los separadores de fluidos o sellos separadores están destinados a aislar el elemento sensible de un instrumento de medida de presión (ya sea un manómetro, transmisor, presostato...) de ciertos fluidos corrosivos, viscosos o pastosos, con la finalidad de no dañarlo.

El principio de funcionamiento es el principio de Pascal: al ser el fluido transmisor incompresible, la presión ejercida por el fluido de proceso es transmitida íntegramente primero sobre la membrana, ésta sobre el líquido transmisor y éste último finalmente sobre el elemento sensible del instrumento.

El conjunto instrumento-separador es sometido a un proceso por el cual tanto el elemento sensible del instrumento como la cámara de transmisión del separador son perfectamente rellenados con líquido transmisor y posteriormente sellados. Por esta razón el conjunto es inseparable, ya que cualquier pérdida de líquido transmisor dañaría la membrana y, por tanto, la presión no sería correctamente transmitida al elemento sensible del instrumento.

La precisión de los instrumentos de medida pueden verse afectados una vez instalado el separador de fluidos. Por consiguiente, habrá que sumar a la precisión del instrumento conectado un ±0,5% del su valor cuando se trate de un montaje directo, y de un ±1% en el caso de montaje con tubo capilar a distancia.

 

< Factores a tener en cuenta

Para escoger correctamente el separador es necesario valorar lo siguiente:

- Presión de trabajo y presión máxima , para así escoger el tipo de separador, sus juntas y la superfície de la membrana.

- Temperatura ambiente y del fluido: toda variación de la temperatura ambiente o del fluido de proceso puede comportar una variación del volumen del fluido transmisor, con la consiguiente influencia sobre la presión indicada. Es por esta razón es importante tener en cuenta esta variable antes de cursar pedido. Para temperaturas superiores a 90°C recomendamos la instalación en el conjunto de un tubo capilar o bién de un enfriador de aletas o torre de refrigeración, los cuáles se intercalan entre el separador y el instrumento.

- Naturaleza del fluido: Gaseoso, líquido, pastoso, etc. Así como su composición química para, en función del índice de corrosión de éste, poder escoger correctamente los materiales a utilizar (acero inox, PVC, PP, PTFE...).

- Conexión a proceso: Roscas GAS o NPT, mediante bridas DIN o ASA, clamp, sanitarias...